Cartas y artículos de Educación

Blog PIDE

ElPeriódicoExtremadura

"EducArte"

21/06/2018 Alfredo Aranda Platero
Vicepresidente del Sindicato PIDE

La música es una poderosa herramienta transformadora; tanto es así, que estudios de varias universidades la avalan como beneficiosa para todos los órdenes de la vida: favorece, por ejemplo, la recuperación de pacientes con problemas físicos y emocionales, mejora las habilidades verbales, mejora el rendimiento académico…

Quien aprendió, por ejemplo, la tabla de multiplicar cantando la recordará toda la vida; incluso si el alzhéimer se interpone entre sus recuerdos. De hecho, personas con esta enfermedad, que han olvidado hasta su nombre, son capaces de recordar la música y las letras que forman parte de su íntima esencia. Un estudio realizado por la asociación de Alzheimer de León, presentado en marzo de este año, concluye que los enfermos tienen una respuesta emocional evidente ante la música.

Si la música es capaz de sacar, por un instante, de la ausencia a quien padece esta enfermedad, si es capaz de extraer del fondo del olvido algún recuerdo y situar en los ojos, durante unos segundos, una mirada que no esté perdida en el más absoluto destierro de la consciencia; si es capaz de hacer todo eso, y más, deberíamos venerar la música, elevarla a los altares; que formara parte del currículo educativo con un peso horario acorde a su incuestionable importancia.

También la pintura, la expresión corporal, las artes escénicas… tienen el mismo grado de excelencia que la música; pero, sin embargo, todas estas disciplinas se consideran, poco importantes, residuales, en la formación del niño. Mientras no cambiemos esta mentalidad difícilmente podremos acometer los cambios estructurales, que necesita el sistema educativo, para ponernos al nivel de otros países del entorno europeo en materia artística.

La educación artística no tiene entre sus objetivos crear artistas, sino que persigue estimular los sentidos, fomentar la creatividad, estimular la memoria, el pensamiento lógico, la expresividad, mejorar el lenguaje… y todo ello con el componente de felicidad que, por añadidura, ofrece esta disciplina. Quienes permiten que la educación artística esté minusvalorada en el currículo no saben el mal que se le está haciendo a los alumnos y al sistema educativo; o lo que es peor, igual sí que lo saben y se las trae al pairo. Una sociedad avanzada y culta no puede permitirse obviar la educación artística como una herramienta insustituible, mientras dedica horas a la enseñanza de la Fe; que no es otra cosa que la creencia ciega, sin preguntas, en la existencia de un Dios, o varios según el caso, que lo creó todo por arte de magia; creencia que va acompañada, por supuesto, de normas, ritos, obligaciones, sometimientos… El arte libera, la religión constriñe. El arte debe estar en todos los ámbitos de la vida y la religión solo en el interior de las casas y de las iglesias.

Nos queda mucho todavía para convertirnos en esa sociedad que deseamos ser, donde la educación pública y aconfesional tenga el tratamiento que merece. «Ninguna confesión tendrá carácter estatal» dice la Constitución en el artículo 16.3; pero, en realidad, seguimos presos de una realidad bien distinta. En España se «garantiza la libertad religiosa y de culto de los individuos» y esta puede ser ejercida, sin menoscabo alguno, en privado; sin embargo, transita por lo público «como Pedro por su casa».

Dentro del necesario respeto que hay que profesar a las diferentes formas de pensar, tanto en lo político como en lo religioso, el gobierno debe garantizar también la aconfesionalidad real del Estado; de lo contrario, está contraviniendo la Constitución a la que se debe. Es una actitud cínica, como poco, esgrimir la Constitución para unas cosas y obviarla para otras; según interese.

Es un hecho incontrovertible que la importancia de las disciplinas artísticas transcenderá a aquellos políticos grises que tienen en su mano, pero no lo hacen, promover que en el seno del currículo la educación artística tenga el lugar que merece. Llegará el momento en que todo se coloque en su sitio; aunque, lo más probable, es que no lo conozcamos en esta generación.