Cartas y artículos de Educación

Blog PIDE

Extremadura7días

"Tratado de incoherencia"

25/11/2018 Alfredo Aranda Platero
Vicepresidente del Sindicato PIDE

Bien pudiera ser este el título de un estudio que demostrara cómo determinadas organizaciones, no solo sindicales, profesan unos principios que después no llevan a la práctica, o lo que es peor, directamente sus fundamentos ideológicos están en las antípodas de la defensa de lo público. Pero no, no tengo tal pretensión; simplemente reflexiono de forma somera sobre la incoherencia.

Groucho Marx decía: «Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros», una frase dicha desde el humor pero que encierra una triste realidad, que bien podríamos completar con otra cita de Georges Clemenceau: «El poder, la más completa de las servidumbres». Entre Groucho y Georges han hecho la descripción perfecta, poco más hay que añadir, de una realidad que vertebra el sistema y que somete voluntades políticas, sindicales, sociales, etc.

Existen, por ejemplo, organizaciones sindicales que defienden la religión en la escuela, cuando deberían defender la acofesionalidad del Estado; o se posicionan con estudiada ambigüedad, en lo referente a la dicotomía entre la escuela pública y la concertada.

No es coherente que la misma organización sindical defienda los intereses de la pública, de la concertada, de la privada y de la Religión, un totum revolútum para intentar abarcarlo todo en una especie de omnipresencia sindical en la línea de la divinidad. Al final pierde lo público, dado que desaparecen, a manos llenas, unidades educativas en la escuela pública mientras se mantienen los conciertos.

El recurso de acudir al “sindicato de clase” para justificar que se puede defender una cosa y su contraria no vale siempre. Ser “sindicato de clase” no justifica mirar para otra parte cuando no se respeta la aconfesionalidad de Estado, tampoco es excusa para permitir que la escuela pública tenga cada vez menos unidades mientras los conciertos persisten. No. Los sindicatos tradicionales necesitan hacer una profunda reflexión, de lo contrario cada vez irán perdiendo más apoyo y su credibilidad, ya en horas muy bajas, irá cayendo más si cabe.

Cambiar las cosas no está en manos de los que están, porque lo que están nos han traído a esta orilla; quien no se ahogó en la travesía ha quedado encallado en el fango. Y de ahí solo es posible salir si hacemos causa común y nos enfrentamos juntos a las endogamias institucionales y sindicales.

A los políticos y a los sindicatos institucionalizados solo se les puede “toser” cada cuatro años, el resto del tiempo tienen, desgraciadamente, patente de corso. Cuando llegan las elecciones salen a la palestra con un “buenismo” enternecedor, con discursos inclusivos, con promesas a la carta… después recogen sus votos, los guardan en el trastero, y siguen con su vida; salvo, claro, que los votos nos les lleguen y, entonces, son ellos los que se van a parar al trastero.

Cuando lo concertado avanza lo público retrocede. En Madrid, por ejemplo, la herencia de la ínclita expresidenta de la Comunidad Esperanza Aguirre dejó una terrible herencia: más centros concertados que públicos. Los sindicatos deberían definir qué defienden: si lo público, lo concertado o lo privado. Mi máximo respeto al sindicato sectorial que defiende cualquiera de las tres opciones en exclusividad; ahora bien, aquellos otros sindicatos que dicen defender a la escuela concertada y también a la pública, cuando el crecimiento de una supone el decrecimiento de otra, no tiene sentido alguno.

No vivir de subvenciones es, también, un indicador de calidad sindical; dado que la organización que se mantiene con recursos propios no está sometida a la presión que ejerce quien pone el dinero. Un sindicato sectorial, sin subvenciones, sin sedes sindicales regaladas y lujosas y sin deudas de ningún tipo con la administración debería ser la normalidad; pero, muy al contrario, es la excepción.

A nosotros, a PIDE, ser la excepción no solo nos llevó a ganar las elecciones en el sector público de enseñanza en 2014, sino también a asentar definitivamente las bases de un sindicalismo libre, ajenos a extrañas presiones.

Que la excepción se convierta en normalidad solo puede conseguirlo la gente de a pie, que tiene mucho más poder de lo que piensa; por el simple hecho de los otros son cuatro y la gente son millones. En la parcela de educación pública en Extremadura somos alrededor 16.000 mil docentes, caudal abundante y suficiente para arrastrar a su paso a todo aquel que quiera dañar a la educación pública, como si de un tsunami bíblico se tratase.